va

Hoy se fue mi amiga Helga, lo ultimo que me quedaba de costa rica, se fue , a reunirse con su novio Olafo , el viajero, que lleva viajando ya dos años un mes, exactamente, ella se fue el mismo dia, un mes mas tarde,dos años despues. el 23. Entre los dos me dieron infinitos momentos de alegria, y compañia, viajamos juntos siempre por toda america, viajamos por auto, avion , y barco, juntos siempre. Hoy, yo no viajo, me quedo aqui, frustrado de nuevo, triste. Ella, EL, siguen viajando sin mi, y no puedo hacer nada. No se si hice lo suficiente, no se si confie en la persona adecuada, pero mi insitinto plutoniano me dice que no, que me rondo el engaño, y la manipulacion, pero ya no importa. Igual se fue, se fue sin mi, y ni siquiera estuve a su lado.
me regalo dos años extras de compañia mas, gracias. Simple, como siempre, reina, como desde el principio, pacifica y serena. SE fue diferente, pero igual se fue. Intente todo lo que pude, mas que la ultima vez, pero igual falle. ella no tuvo tanto miedo como Olafo. Ella se fue serena y dormida como era su estilo, unas cuantas respiraciones, y al final la ultima, ni siquiera estuve cerca, iba manejando, hacia al veterinario. pero la senti marcharse.
me acababan de echar, al menos asi me senti, del veterinario que no la pudo salvar, e iba a otro , pero yo se, que  el sabia que no duraria, le urgia sacarme de su negocio, por eso del buen nombre y el ego profesional, el no podia perder a un perro en su negocio. Y por eso me saco lo mas pronto posible, con falsas promesas, y mentiras, sin tener una idea de que ella, mi Helga, me dijo en frente de el , que ya se iba, y solo queria que la dejaran en paz.
Ella, momentos antes de que me sacaran del local, se recosto en el suelo, respirando dificil, y de repente, poso su cabeza en mis piernas, yo estaba hincado en el suelo a su lado, sujete su cabeza con mis dos manos y levanto su mirada, me vio a los ojos, directo, honesta, en paz. Su mirada me dijo: amigo, estoy mal, me voy pronto, solo quiero descansar”. En ese momento, llego el veterinario jefe, y se apresuro a levantarla, con premura, como si le urgiera sacarme de ahi. Incluso, me ayudo a cargarla fuera de su negocio,con falsa amabilidad, mas con prisa, porque ella ya no podia caminar.
Con un ultimo esfuerzo, como era su estilo, y su espiritu, se levanto, y con trabajo camino tambaleante hasta el auto. Mi amiga abrio la puerta, y el veterinario me ayudo a meter a Helga a la cajuela. Ella ya sabia que se iba, me lo habia dicho adentro. Yo le dije al vet. que la veia muy mal, sin color, y fria. El lo minimizaba todo, con arrogancia medica, usando frases hechas de argot tecnico, que no tenian sentido, aun sin ser veterinario. Siendo biologo, entiendo cuando algo no tiene sentido, y aun asi no lo contrarie. solo confie.
Me mando a sacar un ultrasonido, y mostraba preocupacion, me mandaba ver otros veterinarios, no sabia lo que pasaba.
Helga respiraba pesado, con dificultad, la oia mientras manejaba, tratando de llegar al otro lugar al que me habian mandado. La oia, la oia, su respirar pesado, y luego, no mas, no mas. Su respirar pesado, se habia ido. Yo segui conduciendo, el silencio llenaba el interior del auto, no mas respiracion , no mas pesar, no mas dolor, no mas Helga. Senti, su alma atravesar mi cuerpo, en su camino fuera, un abrazo frio y calido a la vez. Una despedida…En su paso tras mi cuerpo, me arranco una lagrima, que corrio por mi cara, hasta mi pecho, y atraveso mi corazon, y esa lagrima hizo un hueco, un vacio en mi alma. Despues de este proceso de abandono y despedida, decidi detener el auto. Me orille, y con pesar arrastre mi pesado dolor fuera del auto, mis piernas me pesaban, el camino de la puerta del conductor a la puerta trasera de la camioneta, se me hizo eterno, estaba aterrado. Una parte de mi deseaba estar equivocado, deseaba que al abrir la puerta ella solo estaria dormida placidamente, feliz, y hermosa como siempre.
AL llegar la puerta trasera y abrirla, el corazon se me salio del cuerpo, al verla, ahi…sola, ahi. Dormida, sin respirar mas, solo dormia. pero sin despertar.
La acaricie su carita, sus ojos, y su regordete vientre. Mi gorda se fue haciendo lo que mas le gustaba, dormir. Dormia, todo el dia. y encontro la manera de hacerlo al final de su tiempo conmigo. Lo unico que lamento es no haberme quedado sujetando su cabecita mientras se iba. Fui debil, y deje que me hecharan del lugar donde iba a morir pasivamente, en vez de eso, segui instrucciones que me apartaron de sus ultimos instantes.
El amor que me dio, vale la pena el sufrimiento. Pera la decpecion de los ultimos momentos me molesta. Confie de nuevo en alguien que ofrecia curarla, y de nuevo falle. No busco culpables, no me interesa eso. igual se fue. Pero si algo aprendi en mis 20 años de carrera es a leer a las personas, a saber cuando me mienten, a distinguir la angustia en los ojos de los humanos que no saben escapar de mis preguntas, preguntas que arrinconan y obligan a la mentira.
Hoy, no se porque se fue, no se porque la perdi, ni se como en tan solo unos dias, una gordita llena de vida, se me escurrio de las manos. No lo se.
Tal vez, a veces, mis amigos, es dejar a la naturaleza guiar a sus hijos, y llevarselos a su manera, sin intervenciones humanas que son decepcionantes, frias y que prolongan el dolor.
A los que con honestidad y cariño brindaron, momentitos de afecto a mi gordita Helga, les agradezco, y los que hicieron lo contrario, solo tengo que decir que las leyes karmicas cumpliran el equilibrio, si debe de cumplirse.
Lo que debe de pasar, pasara.

Un comentario en “va

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s